TEMA 93: TÉCNICAS DE CONDUCCIÓN PREVENTIVA

Las técnicas de conducción preventiva tienen la finalidad de permitir al conductor recoger toda la información necesaria del entorno y así estar preparado para reaccionar con rapidez ante cualquier imprevisto, no es solo conducir cumpliendo las normas. La conducción preventiva es algo más. Estas técnicas se basan en estos tres principios:

  • Visión:

Guiando la mirada puede conseguir la información que necesita.

  • Anticipación:

Así tendrá tiempo suficiente para reaccionar.

  • Espacio:

Se deben mantener unas distancias de seguridad adecuadas tanto por delante, como por detrás y a los lados.

   

- Técnicas de visión

El conductor no debe limitarse a mirar al vehículo de delante, sino que debe observar constantemente lo que sucede en la vía para recoger el resto de información con tiempo suficiente para poder analizar y reaccionar adecuadamente. Por ello, se recomienda:

  • Mirar a lo lejos:

Debe mirar donde se encontrará pasados 20 segundos (a medida que aumenta la velocidad, debe mirar cada vez más lejos).

  • Mirar a los lados con frecuencia:

El conductor tarda más en detectar lo que sucede en la periferia del campo visual, por lo que si sólo mira hacia el frente, tardará más en reaccionar a los eventos que se producen en el borde de la vía.

  • Mirar por los retrovisores:

Se debe mirar con frecuencia aunque no se realice ninguna maniobra. La frecuencia mínima será:

  • En vía urbana y en carreteras con tráfico denso: cada 5 – 10 segundos.

  • En carretera sin tráfico y en autovía: cada 10 – 15 segundos.

  • Girar la cabeza para controlar el ángulo muerto de los retrovisores:

En los desplazamientos laterales se debe girar la cabeza 45° como máximo.

- Anticipación

Para anticiparse al peligro y tomar decisiones seguras debe prestar atención constante a la vía y su entorno, y para así disponer de tiempo suficiente para evitar riesgos y reducir la distancia que se recorre antes de reaccionar ante posibles imprevistos, se recomienda:

  • Desconfiar de los demás y prepararse para actuar:

Se puede reducir sensiblemente el tiempo de reacción si imaginamos qué sería lo peor que podría ocurrir y nos preparamos para ello (por ejemplo, colocando el pie sobre el pedal del freno, sin llegar a presionar).

  • Adaptar la velocidad a las circunstancias:

Para anticiparse a los riesgos y detener el vehículo con seguridad, es necesario circular siempre a una velocidad adecuada a las circunstancias.

Un conductor preventivo es cons-ciente de que todos cometemos errores y se anticipan al riesgo.

  • Hacerse ver y entender:

Los demás conductores también deben poder anticiparse a nuestro comportamiento. Por ello, debe señalizar con antelación las maniobras que quiera realizar y mantener la señalización hasta terminarla. También debe hacer un uso adecuado del sistema de iluminación, sobre todo cuando las condiciones de luminosidad son desfavorables. Además, se debe evitar caer en los ángulos muertos de los retrovisores de otros vehículos, especialmente si son vehículos pesados ya que puede que su conductor no te vea.

- Gestión de espacio

Para conducir de forma preventiva y con seguridad debe haber un espacio suficiente por detrás, por delante y en los laterales.

- Gestión de espacio delantero

Cuando circulamos, debemos mantener una distancia de seguridad frontal de al menos 2 segundos en zona urbana y de 3 segundos en carretera. No obstante, en determinadas circunstancias debemos aumentar esta distancia al menos un segundo más. Por ejemplo:

  • Conduciendo bajo condiciones ambientales adversas (de noche, lluvia, etc.)

  • Cuando el estado del conductor no sea adecuado (fatiga, somnolencia, etc.).

  • Cuando otro vehículo nos sigue demasiado cerca.

Para saber si circula con una buena distancia de seguridad puedes seguir estos pasos:

 

  • Tome un punto de referencia de la vía fijo (por ejemplo, un edificio, una señal, un poste, semáforo, etc.)

  • Cuando las ruedas traseras del vehículo que circula delante pasen por él, diga mentalmente: “mil ciento uno, mil ciento dos, mil ciento tres”.

  • Si en el mismo momento en que termine, su vehículo pasa por el punto de referencia, circula a unos tres segundos del vehículo que le precede.

- Gestión de espacio trasero

Para evitar los accidentes que se pueden producir cuando el vehículo de detrás circula excesivamente pegado al nuestro, se debe:

  • Aumentar la distancia de seguridad frontal al menos un segundo más con el vehículo que va delante, para poder actuar sin brusquedad ante cualquier imprevisto.

  • Señalizar las maniobras con suficiente antelación, para que el otro conductor conozca nuestras intenciones.

  • Frenar con tiempo suficiente y de forma progresiva, con el fin de retener y avisar al vehículo de detrás.

 

- Gestión de espacio lateral

Conduciendo, son frecuentes las situaciones en las que otros usuarios invaden el espacio lateral de nuestro vehículo, por eso debemos dejar una separación lateral adecuada tanto al adelantar como al cruzarse con otros vehículos suficiente para que pueda realizarse con seguridad y sin peligro.

Para conducir de forma preventiva, siempre se debe evitar el espacio por el que los demás usuarios pueden moverse de forma repentina, lo que se conoce como zona de incertidumbre.

- Gestión de espacio al detenerse

Si por las necesidades del tráfico tiene que detener su vehículo, debe guardar una distancia mínima de 2 o 3 metros con respecto al vehículo que le precede (debe ver cómo sus ruedas tocan el suelo). Las ventajas que ofrece este margen son:

  • Se puede evitar un golpe si el vehículo de delante se desplaza hacia atrás.

  • Se podrá adelantar con seguridad en caso de ser necesario.

  • En caso de alcance por detrás, podrá evitar golpear al vehículo de delante.

 

Además, si es el último de una fila, puedes reducir el riesgo de alcance trasero si sigues estas recomendaciones: 

 

  • Aumentar la distancia con el vehículo de delante al menos hasta los 5 o 6 m.

  • Mantenga el freno pisado y, en atascos, encienda las luces de emergencia.

  • Mire regularmente por el retrovisor y desconfíe de los que se acerquen.

  • Si ve algún vehículo que se aproxima demasiado rápido, meta la primera marcha y permanezca preparado para escapar.

  • Mantenga estas medidas hasta que se detengan 2 o 3 vehículos por detrás.

error: Content is protected !!