TEMA 91: EL DEBER DE AUXILIAR A LOS DE MÁS Y SU COMPORTAMIENTO EN ACCIDENTE 

- El deber de ayudar a los demás

Los usuarios de las vías que se vean implicados en un accidente de tráfico, o que, no estando implicados lo presencien o tengan conocimiento de él, están obligados a adoptar las medidas necesarias para:

  • Auxiliar o solicitar auxilio para atender a las víctimas, si las hubiese.

  • Prestar su colaboración para evitar peligros, restablecer en lo posible la seguridad de la circulación, esclarecer los hechos y colaborar con la Autoridad o sus agentes.

Si en el accidente hubiera resultado muerta o gravemente herida alguna persona, o se hubiera avisado a la Autoridad o sus agentes, se evitará la modificación de estado de las cosas y de las huellas u otras pruebas que puedan ser útiles para determinar la responsabilidad, salvo que de no hacerlo se perjudique la seguridad de los heridos o de la circulación.

Los usuarios no implicados, no están obligados a cumplir estas medidas cuando:

  • Se haya personado ya en el lugar del hecho la Autoridad o sus agentes.

  • Claramente no sea necesaria su colaboración, porque la ayuda ya esté organizada.

En estos casos conviene continuar y alejarse del lugar, evitando que la curiosidad pueda dificultar la circulación y las medidas de auxilio. Si existen agentes se deben seguir sus indicaciones.

- La importancia de la ayuda

La importancia del auxilio sobrepasa la obligación comentada. Se trata de una actitud de solidaridad con quien se encuentra en una situación en la que podría estar cualquiera.

Además, la actitud de quien auxilia a un accidentado es vital para la supervivencia y secuelas de éste. Con unos mínimos conocimientos sobre “lo que hay y lo que no hay que hacer” se pueden evitar nuevas lesiones o que se agraven las que ya tiene.

- El castigo para las personas que no presten su ayuda

El socorro y la petición de auxilio para las personas necesitadas es una obligación, y su incumplimiento se castiga en el Código Penal como delito de omisión del deber de socorro. En este delito puede incurrir:

  • El que no auxilie a una persona desamparada y en grave peligro, cuando pudiera hacerlo sin riesgo propio ni de terceros.

  • El que no pide auxilio con urgencia, si él mismo no puede prestarlo.

  • El que haya ocasionado un accidente y no preste auxilio a las víctimas.

- Comportamiento en accidente (PAS)

Cualquier persona que se disponga a auxiliar a otra en un accidente debe:

  • Hacerse una idea de las circunstancias y consecuencias del accidente (composición del lugar), para establecer un orden de preferencias que garantice la seguridad y el auxilio correcto.

  • Después, como norma general debe Proteger, Alertar y Socorrer (PAS). Con el esquema de actuación “PAS” es fácil recordar los pasos que se deben seguir. Es fundamental no precipitarse y mantener la calma, porque el nerviosismo sólo puede contribuir a incrementar la confusión e impedir que se actúe correctamente.

- Proteger

Cada año mueren muchas personas por parar a ayudar a los accidentados sin tener en cuenta unas mínimas precauciones. Por ello, el que se acerque a socorrer a otra persona debe autoprotegerse, proteger el lugar del accidente y proteger a las víctimas.

- ¿Cómo puedo protegerme?

  • Debe detener el vehículo en lugar seguro (intentando sacarlo de la calzada y déjelo cumpliendo las normas de estacionamiento).

  • Antes de acercarse al lugar del accidente, debe comprobar que no existe peligro para su propia vida, de lo contrario, lo mejor será no actuar.

  • Debe evitar invadir la calzada. Si fuera necesario, hágalo con la máxima seguridad (utilice el chaleco y no se confía).

- ¿Cómo puedo protegerme el lugar del accidente?

En el lugar de un accidente, el paso de vehículos es uno de los principales peligros, por lo que es necesario señalizar correctamente el obstáculo creado.

Las medidas para proteger el lugar del accidente son:

  • Encender la señal de emergencia, tanto de día como de noche.

  • Dejar encendidas las luces de posición cuando corresponda.

  • Colocar los triángulos de preseñalización de peligro.

  • Iluminar el lugar del accidente si fuese necesario con las luces del vehículo (colóquelo perpendicularmente a la calzada y fuera de ella).

  • Inmovilizar el vehículo accidentado, con el freno de mano y cortando el contacto.

  • Identificar si existen otros peligros (riesgo de incendio, manchas de gasolina, mercancías peligrosas, etc.)

  • No fumar, encender cerillas o hacer fuego, ni permitir que lo hagan otros.

  • En caso de incendio sobre el vehículo, utilizar un extintor sobre la base del fuego, y en su defecto, mantas, tierra o arena, pero nunca agua.

Tomando estás precauciones, no sólo se pueden evitar nuevos accidentes sino que se podrá dar una información más completa a los servicios de emergencia.

- Protección de las víctimas

  • A los heridos no se les debe mover salvo que sea imprescindible para su seguridad, ya que pueden agravarse sus lesiones (grave peligro para su médula espinal).

  • El cuello de un herido debe estar protegido de los posibles movimientos bruscos, especialmente si el herido está inconsciente.

  • No se les debe quitar el casco, salvo en los casos en los esté claramente indicado y se conozca la técnica adecuada (mínimo con dos personas). Por ejemplo, si no puede acceder al herido para realizarle la reanimación cardio-pulmonar.

- Avisar o alertar

La llamada al Servicio de Emergencias, es una de las actuaciones más importantes que pueden realizar los auxiliadores, ya que en muchos casos la supervivencia del herido depende de la rapidez y la forma en la que se realice esta llamada.

Por ello, se debe pedir auxilio con urgencia, a través del teléfono de emergencia 112, utilizando el medio más rápido, como el teléfono móvil, los postes S.O.S o solicitando la ayuda de otros usuarios. La llamada es gratuita y se puede realizar desde un teléfono sin PIN ni cobertura. El centro que recibe la llamada coordina todos los efectivos necesarios (sanitarios, bomberos, policía, etc.) en función de las características del suceso.

Lo más adecuado es buscar a alguien que se responsabilice de llamar a los servicios de emergencia, mientras que la persona que tenga más conocimiento de primeros auxilios valora el estado de los heridos e informa al que está llamando.

¿Qué información debe dar cuando llama al 112?

  • Localización del lugar del accidente (vía, número, punto kilométrico, localidad, etc.).

  • Número y estado de los heridos, vehículos implicados y toda información que se pueda dar sobre ellos.

  • Características del accidente (personas atrapadas, peligro de caída, etc.).

  • Su identidad: nombre, teléfono, DNI, para que puedan verificar los datos y pedir más información si fuera necesario (no cuelgue hasta que le den la conformidad).

Además, deberá avisar a la Autoridad o a sus agentes y permanecer o volver al lugar del accidente hasta su llegada, a menos que éstos le autoricen a abandonar el lugar, debería prestar auxilio a los heridos o ser él mismo atendido:

  • Si aparentemente hubiera resultado herida o muerta alguna persona.

  • Cuando sea necesario para restablecer la seguridad de la circulación.

  • Cuando alguna de las personas implicadas en el accidente lo solicite.

No será necesario avisarles, ni permanecer en el lugar del hecho, si sólo se han producido heridas claramente leves, la seguridad de la circulación está restablecida y ninguna de las personas implicadas en el accidente lo solicita.

 

 

 

 

 

 

 

 

error: Content is protected !!