TEMA 85: LOS FRENOS

- Los frenos

Los frenos tienen la misión de reducir la velocidad del vehículo, detenerlo e inmovilizar en caso necesario. Para ello, se transforma la energía cinética generada por el movimiento del vehículo en energía calorífica. Esto se consigue al hacer rozar, con la fuerza necesaria, una parte fija (pastillas o zapatas) con una parte móvil (discos o tambores).

Tipos de frenos

Según sus elementos se clasifican en:

Freno de disco

Freno de tambor

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/cc/1963%C2%BD_Ford_Falcon_Sprint_Front_Drum_02.jpg/220px-1963%C2%BD_Ford_Falcon_Sprint_Front_Drum_02.jpg

El disco gira unido a la rueda y al frenar, las pastillas lo comprimen y lo frenan.

El tambor gira unido a la rueda y al frenar, las zapatas se expanden y lo frenan.

 

El más utilizado es el freno de disco, ya que presenta las siguientes ventajas:

  • El vehículo frena en menos metros (menor distancia de frenado).

  • Existe menos riesgo de bloquear las ruedas al frenar.

  • Se refrigeran mejor retrasando la aparición del fading (pérdida de eficacia por calentamiento excesivo).

Según la finalidad de los frenos se clasifican en:

 

Tipos de frenos

¿Para qué se utilizan?

¿Sobre qué ruedas actúa?

 

Freno de servicio, (freno de pie).

 

Para frenar y detener el vehículo.

 

Sobre todas, las 4 ruedas.

 

Freno de socorro (es el último recorrido del freno de pie).

Para frenar y detener al vehículo cuando falla el freno de servicio.

Sobre 2 ruedas como mínimo.

 

Freno de estacionamiento (freno de mano).

Para garantizar la inmovilización del vehículo.

Generalmente sobre las ruedas traseras.

 

Otra forma de reducir la marcha del vehículo es utilizando el motor como freno (el llamado freno motor).

 

El freno motor es la deceleración que se produce cuando se suelta el acelerador, pudiendo aumentarse cambiando a una marcha inferior. Esta forma de “frenar” presenta las siguientes ventajas:

http://practicatest.com/views/layout/default/img/temario/B/T16/5.jpg

 

  • Se reduce el peligro de alcance, ya que no se sorprende a los conductores que circulan detrás con detenciones bruscas.

  • Se desgastan menos los frenos y se evita el fading.

  • Se reduce el consumo de combustible y la contaminación (cuando se reduce la velocidad utilizando el freno motor el consumo de combustible es nulo).

¿De qué depende la eficacia de los frenos?

La eficacia del frenado depende de:

  • La presión que se ejerce sobre el pedal de freno.

  • El estado de los neumáticos, frenos y suspensión (si los amortiguadores están en mal estado la distancia de frenado puede aumentar hasta un 50% más).

  • El estado de la calzada.

  • La velocidad (a mayor velocidad mayor distancia de frenado).

  • El peso total del vehículo (a mayor peso, menos eficacia).

  • Al frenar con una motocicleta llevando un pasajero, es más difícil que se bloquen la rueda trasera.

¿Cómo se deben utilizar los frenos?

  • En condiciones normales el conductor debe frenar:

  • Con la máxima antelación posible (utilice el freno motor).

  • Teniendo en cuenta las condiciones de adherencia (con poca adherencia, debe frenar con más suavidad y antelación).

  • Pisando el pedal suave y progresivamente. 

Al frenar, el peso del vehículo se desplaza hacia delante con una fuerza que depende de lo fuerte que se frene y de la velocidad. Este desplazamiento produce una inclinación de la carrocería que dificulta el manejo de la dirección y deteriora la suspensión (se agacha la parte delantera y se eleva la parte trasera). Además, con ello aumenta la posibilidad de bloquear las ruedas traseras y el consiguiente derrape, especialmente en curvas. Por todo ello se debe frenar evitando los frenazos bruscos.

  • En los descensos prolongados, para mantener y reducir la velocidad conviene:

  • Utilizar el freno motor: no se debe pisar el embrague ya que dejaría de actuar.

  • Reducir a marchas más cortas si nota que el vehículo se embala.

  • Utilizar el freno de servicio sólo en el caso que sea necesario, ya que si se abusa puede perder su eficacia por calentamiento excesivo (fading).

https://www.16valvulas.com.ar/wp-content/uploads/2016/02/instrumental-chery-qq.jpg

 

  • En caso de emergencia (vehículo sin ABS) con frenos convencionales, se frena de diferente manera que con frenos ABS: en esta situación, se debe frenar con fuerza pero sin bloquear las ruedas, ya que si lo hacen, aumentará la distancia de frenado y perderá el control del vehículo:

  • Al bloquear las ruedas delanteras, el vehículo seguirá con la trayectoria que llevaba sin obedecer al giro del volante.

  • Al bloquear las ruedas traseras, la parte trasera adelantará a la delantera.

 

Para evitarlo, el conductor debe reducir la presión que ejerce sobre el pedal al menor síntoma de que una rueda se está bloqueando.

MUY IMPORTANTE: no debe pisar el pedal de embrague hasta que el vehículo esté próximo a la detención, ya que se anula el freno motor.

  • En caso de emergencia (vehículo con sistema de frenado antibloqueo ABS (Antiblock Braking System):

El ABS tiene la misión de reducir el riesgo de bloque de las ruedas en caso de frenada brusca. Actúa corrigiendo automáticamente el fallo del conductor, regulando la potencia de frenado de cada rueda en función de su adherencia. De esta forma permite mantener el control sobre la dirección del vehículo y aprovechar al máximo la potencia de frenado.

 

Ante una frenada de emergencia se deben pisar los pedales de embrague y freno a la vez, ya que si el motor se para podría bloquearse las ruedas. Además, se puede ejercer una presión constante sobre el pedal de freno (no debe soltar el pedal si se producen ruidos y vibraciones ya que es normal).

Además del ABS, existen otros avances tecnológicos que mejoran el funcionamiento del sistema de frenado ante una frenada de emergencia. Uno de ellos es el sistema de asistencia a la frenada (BAS), el cual detecta cuando el conductor pisa el pedal del freno con la intención de detener urgentemente el vehículo, y asegura que todas las ruedas reciben la máxima presión de frenado sin llegar a bloquearlas.

Mantenimiento del sistema de frenado

  • Comprobar el nivel de líquido de frenos (debe estar entre las marcas de máximo y mínimo del depósito).

  • Sustituir el líquido de frenos, pastillas, discos, etc. según lo indique el fabricante.

 

Además, para garantizar un correcto funcionamiento del 

 sistema y evitar desgastes prematuros, se deberán utilizar evitando el calentamiento excesivo, ya que entre otras averías, podría ocasionar:

  • La pérdida de eficacia al calentarse sus elementos y el líquido de frenos.

  • El endurecimiento de las pastillas o zapatas (se cristalizan).

  • La deformación de los tambores si se utiliza el freno de estacionamiento cuando los frenos estén muy calientes.

Averías de los frenos

El sistema de frenos en buen estado, es un medio seguro para detener el vehículo. No obstante, parece carecer de importancia para muchos conductores, ya que es uno de los defectos que con más frecuencia se detecta en las estaciones ITV.

Las averías más frecuentes son:

 

Síntomas

 

Causas

 

Solución

 

Cuando es necesario apretar el pedal con más fuerza de lo normal.

Desgastes de las pastillas o zapatas (si están muy desgastadas se escucha un ruido metálico).

 

Llevar el vehículo al taller para que cambien las pastillas o zapatas.

 

Cuando se pisa el pedal tiene un tacto blando y esponjoso.

 

Existe aire en el circuito hidráulico.

 

Llevar el vehículo al taller para que saque el aire (purgar).

 

El pedal de freno tiene un recorrido excesivo y llega casi hasta el fondo.

 

Perdida de líquido de frenos.

 

Reparar la fuga de líquido y rellenar el depósito de líquido. 

 

 

El vehículo se desvía hacia un lado al frenar.

 

Presión de inflado diferente entre rudas del mismo eje, desgaste desigual de los frenos, un mal reglaje o latiguillos obstruidos.

 

Comprobar la presión de inflado y si no se soluciona llevarlo al taller para que verifiquen los frenos.

 

Al pasar por un charco o después de lavar el coche, los frenos pierden eficacia.

 

Los frenos están mojados.

 

Secarlos mediante el calor que produce el roce de los mismos al frenar (secado por calor).

 

¿Qué se debe hacer si el vehículo se queda sin frenos?

  • Pisar y soltar el pedal de freno (bombear). Puede recuperar su eficacia momentáneamente si el problema es la existencia de aire en el circuito.

  • Si cree que los frenos se han sobrecalentado, suelte el pedal y deje que se ventilen.

  • Circule arrimado a la derecha y reduzca  a marchas inferiores. Si lo necesita puede utilizar el freno de mano, pero de forma suave y progresiva.

  • Si no consigue detener el vehículo, busque una zona de frenado de emergencia (lecho de frenado). Si no existe, busque una salida, a ser posible ascendente.

  • Como último recurso, intente rozar con un talud, cuneta o barrera bionda (evite siempre el impacto frontal). En tal caso, corte el contacto y sujete el volante.

 

error: Content is protected !!